domingo, 6 de abril de 2008

ROBERTO LEDESMA - El Bolerista Mayor

ROBERTO LEDESMA (1924 - )
Roberto Ledesma, «El bolerista mayor» cubano, fue y sigue siendo el compañero de miles de personas que han seguido la trayectoria de su gran carrera artística. Llegó al máximo de la popularidad por la década de los sesenta y con el bolero conquistó multitudes.
Ha recorrido casi todos los países latinoamericanos, especialmente los de Sur y Centroamérica, naturalmente en calidad de artista profesional y brindando a sus incontables simpatizantes las canciones que lo han hecho famoso. Se destacan por ejemplo Corazón herido, Adoro, Dónde estás corazón, Esta tarde vi llover, Se me olvidó tu nombre, Declárate inocente, Romántico primero, No, Somos novios. Contigo Aprendi y muchos más.
En el repertorio de Ledesma también hacen parte importante las obras de Armando Manzanero, que lo identificaron plenamente. De la misma forma él contribuyó a dar a conocer al compositor dentro del público.
Querido Roberto, amigo entrañable y siempre presente en todos los momentos de nuestras vidas. Hoy quiero recordarte y dedicarte esta página por lo mucho que te quiero y por haber estado siempre a nuestro lado desde mi niñez feliz junto a mi familia compartiendo nuestras penas y alegrías.

3 comentarios:

Carlos Alberto Arellano dijo...

Sarita:

No conocía a Roberto Ledesma. Sí conocía las canciones que mencionas. Hermosas canciones. Y hermosa la voz de este hombre que ahora (y para siempre) se queda cantando en mi memoria. Un gran intérprete el que me has dado a conocer. Disfruté mucho de la canción que dejaste al pie del texto: «Se me olvidó que te olvidé.»

¡Que sigas bien!

Carlos Alberto Arellano dijo...

Sarita:

Pasé por la esquina, vi la puerta abierta... y entré.

Bueno, ahora me pregunto si Roberto habrá estado alguna vez en la Argentina. Supongo que sí. Es lo más probable

Saludos.

Julián dijo...

Yo de nuevo. Otra vez por aquí, señora Sarita, para servirla y con mucho gusto. Ya sabe usted, yo trabajo desde que cantan los gallos hasta que se duermen los pollitos. Así de mucho trabajo. Sí que sí. Bueno, ahora me quedó un tiempito libre y me vine hasta su blog. Me acordé, así, de repente. ¿Cómo andará la señora Sarita? Bien, creo yo, pensé. ¿Y por qué no voy y la visito? Me pregunté. Buena idea. Y sí, aquí estoy. Yo sí que lo conozco a Roberto. Mi mamá vivía a dos cuadras de su casa. Pero esa es otra historia. Después le cuento. Gran cantante ese señor. Muy bueno con la voz. A mí mamá le gustaba mucho. Yo creo que estaba un poquito enamorada de Roberto... ¿¿Qué?? ¡¡¡Ahora voy, don Eduardo!!! Ahora voooy. Bueno, señora Sarita, me llama mi patrón. ¡¡Ya voooy, don Eduardo!! ¡¡Tenga pacieeencia!! La dejo, Sarita. Mi patrón es muy jorobón, un cascarrabias que para qué le voy a contar.

Suerte mucha y en cuanto me haga un tiempito libre la visito de nuevo y le dejo un comentario. ¡Que sea feliz!