miércoles, 14 de julio de 2010

Miguel Bosé y Alejandro Fernández- La Habana

El Morro - Construido en el 1589
La Habana
Ciudad Suspendida en el tiempo


HABANA


HABANA
.
Desde La Palma surqué los cielos
con la ilusión de llegar a ti
soñé entre nubes con todo aquello
de un azul para no olvidar.

Vino a mi mente todas las cosas
que me contaba abuelo de ti
estar tan cerca de todo aquello
de tantas cosas para vivir.

Senti de pronto que me envolvía
un aire nuevo y una sonrisa
pisaba el suelo que tanto amé
y tan real lo que yo sentia
era tu voz, tu mirada serena
tu cielo abierto me recibía
y un olor nuevo de piel morena
apacible en el tiempo dama dormida.

Habana
hermosa dama del Caribe
Habana
nace la herida entre dos mares
no hay poeta que no te vea y no se rinda
a la hermosura de tu gente y de sus calles
Habana
adormecida y en tu letargo
sigue soñando con el amor que te sepa dar
un beso que te despierte y sentirte viva
dejando tu traje gris y poder volar
Habana
Senti de pronto que me envolvía
un aire nuevo y una sonrisa
pisaba el suelo que tanto amé
y tan real lo que yo sentia
era tu voz, tu mirada serena
tu cielo abierto me recibía
y un olor nuevo de piel morena
apacible en el tiempo dama dormida.
Habana
hermosa dama del Caribe
Habana
nace la herida entre dos mares
no hay poeta que no te vea y no se rinda
a la hermosura de tu gente y de sus calles
Habana
adormecida y en tu letargo
sigue soñando con el amor que te sepa dar
un beso que te despierte y sentirte viva
dejando tu traje gris y poder volar
Habana

Mi Habana... y poder volar
Mi Habana
Mi Habana
Mi Habana

HABANA

1 comentario:

Carlos Alberto Arellano dijo...

Qué lindo video conseguiste, Sarita. Hermosa la letra. Hermosa la música. Me gustaron especialmente las casas de familia de dos pisos, los edificios grandes y antiguos, y esos automóviles tan elegantes, tan verdes, blancos, rojos y amarillos. Me gustaron también los coches pequeños, de tres ruedas, que se ven circulando por una calle tranquila y silenciosa al amanecer. Las fotos tomadas a plena luz del día son las mejores, las que te alcanzan con más fuerza el corazón. Es extraño, Sarita, pero sentí nostalgia de la Habana, como si alguna vez hubiera vivido, soñado y muerto allí. ¡Qué grande es el mundo y cuánto hay para ver, disfrutar y conocer!

Que estés bien. Un saludo en la distancia.