miércoles, 12 de diciembre de 2007

Dulce Niño de Belén - Oración de Juan XXIII

FELIZ NAVIDAD!

Dulce Niño de Belén, haz que penetremos con toda el alma en este profundo misterio de la Navidad.

Pon en el corazón de los hombres esa paz que buscan, a veces con tanta violencia, y que tú sólo puedes dar.

Ayúdales a conocerse mejor y a vivir fraternalmente como hijos del mismo Padre.

Descúbreles también tu hermosura, tu santidad y tu pureza.

Despierta en su corazón el amor y la gratitud a tu infinita bondad.

Únelos en tu caridad. Y danos a todos tu celeste paz.

Amén.

ORACIÓN AL NIÑO DE BELÉN DE JUAN XXIII

3 comentarios:

Carlos Alberto Arellano dijo...

Sarita: ¡Hermosa oración de Juan XXIII!

Juan XXIII, Sarita, Juan XXIII. ¡El papa bueno! Un hombre que irradiaba bondad, humor, alegría y bendiciones, muchas bendiciones. El papa que amparó (con esos brazos y esas manos que parecían enormes, capaces de abarcar y abrazar y cobijar al MUNDO ENTERO) a las mujeres y a los hombres de todas las creencias, de todas las naciones, de todos los colores, con su PROFUNDA HUMANIDAD, con ese DESEO tan INTENSO que lo alentaba de ver (con sus propios ojos) una HERMANDAD MUNDIAL. Juan XXIII deseaba, Sarita, desde lo más PROFUNDO de su SER, encontrar PAZ y BUENA VOLUNTAD en los CORAZONES de todos los HUMANOS. Un hombre simpático, bondadoso. Que supo cautivar, con sus ojos tiernos, con su sonrisa amable, tantos corazones, tantas almas, tantos pensamientos, tan emociones. Y que fue capaz, también, de impulsar en su Iglesia, la Iglesia Católica Apostólica Romana, un nuevo y vigoroso soplo de LIBERTAD.


¡FELIZ NAVIDAD, QUERIDA SARITA!


.

Carlos Alberto Arellano dijo...

Sarita: Te cuento que hay dos libros que tratan sobre la Navidad que me gustan mucho:

1) «Siete historias de amor en Navidad», de Leo Buscaglia. Este librito es una delicia. Recuerdo que lo compré para regalárselo a una de mis hermanas, hace muchos años. Lo leí completo en el viaje de regreso en colectivo. Era un viaje de una hora, más o menos.

2) «Tradiciones de Navidad», de Desmond Morris. Este es un libro muy interesante. Explica por qué se regala en Navidad. Quién es Santa Claus y por qué entra por la chimenea. Desde cuando viste de rojo y de dónde viene el famoso arbolito. Por qué lo decoramos y por qué comemos pavo y cantamos villancicos en Nochebuena. Tiene unos sesenta capítulos cortos. Sí, es muy interesante.


¡FELICES FIESTAS!


:)

SARITA ~ CONTIGO EN LA DISTANCIA dijo...

Ah si, Carlos Alberto, si todos en este mundo pudieran abrir sus corazones, desponjandose de toda arrogancia y con toda la sencillez, humildad y bondad de espiritu se dignasen a abrazar y cobijar al mundo entero enviando un mensaje de amor y paz, que diferente seria nuestro maravilloso planeta!

Por eso escogi esta oracion al culminar otro ano mas sintiendome perpleja, triste, desconcertada y preocupada por el destino que nos aguarda, no solo el propio y de nuestros seres queridos y cercanos a nosotros, sino por el futuro de la humanidad en su totalidad. No podemos sentirnos bien con nosotros mismos al contemplar tanta violencia, guerras y sufrimientos porque todos los seres en nuestro planeta somos parte de un todo regidos por un mismo Dios.

Cuando Juan Pablo II fallecio (mi mas amado Papa), senti que nos dejo un vacio abismal el cual todavia siento - el fue quien mas me cautivo con su santidad, bondad, ternura y sonrisa. Espero que nos este cuidando desde las alturas y su espiritu ronde entre nosotros iluminando las mentes y corazones de aquellos que no quieren escuchar, conmoverse y actuar lo mas pronto posible para cambiar los destinos de la humanidad y acabar de conciliar la paz que tanto necesita este mundo para no seguir destruyendolo y a los seres que lo abitan como se esta haciendo consistentemente y sin piedad.

Ah, si, Leo Buscaglia, maravilloso su pensar y sentir, lo he leido. Tantos seres que han existido y existen en este mundo que nos iluminan y guian, sin embargo, no escuchamos y abrimos nuestros corazones.

Como dijo Leo, si pudieramos por un instante ver el mundo con los ojos de un nino, llenarnos de alegria y compartirla - celebrando la Navidad no solo por unos dias sino hacerla perdurar en el tiempo.

Y cito: "La paz, la felicidad y la buena voluntad no debieran ser un rito estacional. La magia de las fiestas, las palabras y los votos de esperanza, que nutren y realzan la vida, tendrían que practicarse todos los días del año."

Que asi sea, Amen!

(Felices fiestas llenas de paz, amor y alegrias para ti y los tuyos tambien, Carlos Alberto!)

Mas tarde pasare a ponerles todos los acentos y tildes a nuestro maravilloso idioma, asi Cervantes no se enoja conmigo desde alla arriba, tal vez desatando su ira contra mi echando andar sus molinos de viento haciendome volar por el cosmos!:)